Prevengamos la gripe

La gripe es una infección “autolimitada” lo que significa que su duración va de 6 a 7 días desde que empieza hasta que se da por curada, con o sin tratamiento, y se caracteriza por presentar los siguientes síntomas:

  • Fiebre mayor a 38° C
  • Agotamiento y decaimiento
  • Escalofríos
  • Dificultad respiratoria
  • Diarrea y vómitos
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Congestión nasal o secreción nasal abundante
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares

¿Cómo prevenirla?

Además de vacunarnos, que es la forma más eficaz de prevención, podemos incluir en nuestra rutina diaria medidas que pueden ser de gran ayuda para evitar el contagio.

Te recomendamos que:

  • Mantengas y refuerces los hábitos de higiene cotidianos (lavarte las manos con agua y jabón, taparte la boca con un pañuelo descartable, o en su defecto con el antebrazo, al momento de estornudar o toser).
  • Ventiles periódicamente los ambientes de tu casa y tu trabajo, preferentemente durante la mañana en horas de sol.
  • No te toques los ojos, la boca, ni la nariz sin antes desinfectar tus manos con alcohol en gel o sanitizante.
  • Evites los cambios bruscos de temperatura. La temperatura promedio debe estar en torno a los 22º C.
  • Adaptes tu forma de vestir a las condiciones climáticas. Por ejemplo, vestirse en capas, mantiene el cuerpo seco y caliente.  Es importante considerar que los bebés y los niños deben usar un abrigo extra del que usamos los adultos.
  • No descuides la práctica de ejercicio físico. El frío hace que tendamos a quedarnos adentro, sin embargo, una caminata puede resultar muy benéfica, ya que no sólo generamos nuestra propia “calefacción natural”, sino que prevenimos otras enfermedades y reforzamos el sistema inmunológico.
  • Si vos o alguien de tu entorno cercano enferman de gripe, limitá el contacto todo lo posible. Los virus de la gripe se propagan de persona a persona a través de la tos, los estornudos o la charla.

Ante la sospecha de gripe, es importante que no te auto mediques. Los medicamentos que les han funcionado a otras personas, pueden tener contraindicaciones o presentar interacciones con otros que estés tomando y eso lo controla tu médico de cabecera.